Eugenio De Jesús Marcano y El Jardin Botánico de Santiago

Domingo Caba Ramos

Domingo Caba Ramos

(Por considerarlo de interés, y debido a omisiones involuntarias en la anterior entrega, nos permitimos publicar de nuevo el presente artículo, D.C)

En fecha 28 de junio del año en curso, el presidente Danilo Medina emitió  el decreto No. 215/17 que crea el Jardín Botánico de Santiago de los Caballeros con el nombre de “Prof.  Eugenio de Jesús Marcano”

 ¿Quién  fue Eugenio de Jesús Marcano?
Para dar respuesta a esta pregunta, nos permitimos reproducir el artículo  que sobre la trayectoria docente y científica de este ilustre ciudadano  publicamos en el mes de agosto  de 1991, en el periódico Listín Diario:

EUGENIO DE JESUS MARCANO

«En la última investidura celebrada el sábado 15 del presente mes en su recinto de Santo Domingo, la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA) rindió merecido homenaje, entre otras personalidades, al insigne investigador y profesor universitario don Eugenio de Jesús Marcano Fondeur.

Para quienes desconocen la labor de este destacado botánico y entomólogo que en una ocasión se autodefinió como “un profesor viejo y feo que a veces priva en saber”, he aquí solamente algunos datos acerca de la luminosa trayectoria docente y científica del ilustre tamborileño que hoy ocupa nuestra atención:

Eugenio de Jesús Marcano (Jeno). Nació en la comunidad de Licey Arriba, Tamboril, el 27 de septiembre de 1923. Cursó estudios en el Liceo Secundario “Ulises Francisco Espaillat” y obtuvo el título de Maestro Normal de Primera Enseñanza. También cursó estudios comerciales.

Es lo que se llama un auténtico autodidacta, vale decir,  a pesar de ejercer como profesor universitario, nunca terminó el bachillerato. Abandonó los estudios secundarios cuando cursaba el tercer año decepcionado o insatisfecho, según su confesión, con el profesor de Química, el cual basaba su enseñanza solo en teorías, al margen por completo  de los  procesos de  demostración y experimentación que una disciplina de esa naturaleza demandaban. Decidió entonces por sí solo construir sus propios caminos en el siempre complejo, tortuoso; pero placentero campo de la investigación científica.

Labor docente

Fue profesor – director de la primera escuela de comercio que  funcionó en Sabaneta. En 1953 fue nombrado profesor de Botánica en la Academia Comercial “Santiago”. Impartió también esta asignatura en el Liceo Secundario “Ulises Francisco Espaillat” y en la Escuela Normal Superior “Emilio Prud-Homme”, pertenecientes todas estas instituciones educativas a la ciudad de Santiago de los Caballeros.

En febrero de 1955 fue nombrado Curador del Herbario de la Universidad de Santo Domingo, año a partir del cual ha desempeñado las cátedras de Botánica, Entomología y Geología del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de esta  alta casa de estudios. En ese mismo año se le designó profesor de las mismas asignaturas en el Instituto Politécnico Loyola de San Cristóbal.

Labor científica

Ha participado como expositor en los siguientes congresos internacionales:
•    XXI Congreso Internacional de Apicultura. Univ. de Maryland, EUA, 1966.
•    IV Congreso Internacional de Zoología. México, 1977.
•    XIII Periódo de sesiones de la Comisión Forestal para América Latina. Ciudad de México, 1980.
•    X Período de sesiones de la Comisión Forestal para América del Norte. Patzcuaro, Michoacán, México, 1980.
•     XI Congreso Internacional de Botánica. Seattle, EUA, 1969.

Cargos desempeñados

•    Director del Museo Nacional de Historia Natural de Santo Domingo.
•    Asesor honorífico del Jardín Botánico Nacional.
•    Investigador honorífico asociado en Paleontología. Museo Nacional de Historia Natural, 1985.
•    Field Associate Invertebrate – Paleo Florida State Museum. Gainesville, EUA (1984 – 1987).

Publicaciones
Entre sus libros merecen citarse:

1.    Manual de Botánica general y sistemática (1964).
2.    Apuntes para el estudio de los insectos dañinos a nuestra agricultura (1964).
3.     Informe sobre la flora apícola dominicana (1973)
4.    Informe preliminar sobre la flora apícola en Venezuela (1976)

Otras de sus publicaciones o escritos científicos son:

•    Plantas venenosas en la República Dominicana. (1977)
•     Decálogo para la conservación de la naturaleza en la República Dominicana (1980)
•    Formación de La Isabela, pleistoceno temprano. (1982)
•     Introducción a los problemas de la conservación de la República Dominicana.
•     Nuevos escorpiones de la República Dominicana. La Habana, Cuba, 1987
•     Insectos que atacan los frijoles en el Valle de San Juan. (1974)
•    Zonas ecológicas dominicanas. (1975)
•     Las plantas venenosas y la medicina popular.
•    La apicultura en la Región Oriental. (1975)

El profesor Marcano Fondeur es, además, miembro cofundador de numerosas sociedades vinculadas al mundo de las Ciencias Naturales. Es miembro cofundador:

a)  De la Sociedad Dominicana de Botánica.
b) De la Sociedad Dominicana de Entomología.
c) De la Sociedad Dominicana de Geología.
d) De la Sociedad Dominicana de Orquideología.

Y es también miembro cofundador de la Academia de Ciencias de la República Dominicana.

Como premio a sus valiosos aportes en favor del progreso educativo y científico de nuestro país, son incontables los honores o distinciones que ha recibido de diferentes instituciones y organismos socioculturales, tales como la UASD, Academia de Ciencias de la R. D., Instituto Politécnico Loyola, ANPA, Asociación Dominicana de Ciencias Biológicas, Asociación de Estudiantes de  Biología de la UASD, Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Sociedad Ecológica del Cibao, UTESA, Programa “El Gordo de la Semana”, Museo Nacional de Historia Natural, Instituto Agrario Dominicano, etc.

El 8 de febrero de 1975 la Universidad Autónoma de Santo Domingo le otorgó el título de Doctor Honoris Causa en Biología, y en 1978 el Ayuntamiento tamborileño emitió una resolución declarándolo “Hijo distinguido del municipio de Tamboril”.

Como podrá apreciarse, la labor de este incansable investigador de nuestro mundo natural ha sido mucho más que fecunda. Posiblemente sea el único  dominicano que haya impartido clases en una universidad nacional y, muy particularmente, en la universidad del Estado (UASD) sin ser siquiera bachiller.  El, junto al también tamborileño doctor José de Jesús Jiménez Almonte (1905-1982), figura entre los más afamados científicos naturalistas que ha parido la República Dominicana en los últimos tiempos»

(Listín Diario: 26-8-91)

Por Domingo Caba Ramos

Publicada por en agosto 6, 2017. Guardada en Opinión. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

Deja un comentario